Cuando tenemos niños es normal preguntarnos si habrá algún incidente con nuestro perro. ¿Tendrá celos? ¿Será demasiado bruto? ¿Desafiará al recién llegado?

Si tienes o piensas tener un Labrador tenemos buenas noticias. Los Labradores Retriever se consideran perros inteligentes, cariñosos y fáciles de adiestrar, por lo que no suelen dar problemas con otros perros o con la familia. Entre todas las razas de perros, el Labrador es quizá el menos agresivo que existe.

Compruébalo por ti mismo...

Incluso si el niño es muy pesado, ¿no puede despertar la furia del perro?

Está claro que no todos los perros son iguales y que la educación que le demos a nuestro Labrador es importante. Debemos socializar correctamente a nuestro perro, tanto con personas como con otros perros para evitar incidencias. Aun así, el perro Labrador se caracteriza por su paciencia y nobleza y suelen ser muy cariñosos con la familia.

Y si no, mira la pasividad de este Labrador ante las molestias de esta niña...

Los Labradores son perros de asistencia

Justamente, los perros Labrador son escogidos para tratar niños con autismo y otras enfermedades mentales, son perros guía para personas invidentes o perros de asistencia y se llevan genial con personas con Síndrome de Down, como en este vídeo.

En definitiva, es muy raro ver una respuesta agresiva de un perro Labrador, aunque siempre pueden haber anomalías. Todo dependerá de la educación del perro, del ambiente, de sus genes y de cómo sea el dueño. Si tienes un perro Labrador, nadie lo conoce mejor que tú para valorar su comportamiento, si presenta actitudes temperamentales, si se ha dado algún caso anterior de agresividad o si todo lo contrario, se muestra tranquilo y noble con otras personas y perros.

En el caso que estés pensando en adquirir un Labrador, debes enseñarle desde el primer momento lo que está bien y lo que está mal. Si lo educas correctamente no tendrás ningún problema.