Llegas a casa, encuentras tus zapatillas favoritas destrozadas y preguntas, ¿quién ha sido?

No hace falta que digan nada, su mirada y comportamiento lo dicen todo.

Y para acabar, este perro Labrador arrepentido que pide el perdón de su dueño...

¿Quién no perdonaría una cosa así?